sábado, 14 de diciembre de 2019

Porque me considero cosmopolita suscribo a Marco Levario...


"Un ciudadano del mundo no tiene patria, su terruño es donde esté y lo que vive. El mar que contemple, el sol que deslumbra, el frío y el calor de la sonrisa y el bullicio, la tristeza e incluso el abatimiento en la adversidad que al ser de todos es mía también. Viva el mundo, nuestra patria.

Mi patria es cada rincón que me hace libre y cada motivación para pugnar por la libertad con denuedo, ahí y donde se ve amenazada. Mi patria es lo que me inspira a la libertad y al abrazo entre hombres y mujeres diferentes".

Marco Levario Turcott.

Revista Etcétera.

Pd. Siempre la libertad individual... y que ardan las banderas (Eso es mío)

viernes, 13 de diciembre de 2019

¿Orgullo por hablar así?

Acabo de leer una entrevista con un tal José Luis Pescador que ha ilustrado una novela sobre la caída del imperio azteca. Lejos de su talento como dibujante, me llamó la atención que tanto él como el entrevistador se empeñan en hablar de forma vulgar y limitada. No utilizan frase -posiblemente porque tampoco pueden- en la que no hayan «palabrotas». El problema no es que se utilicen esas palabras como una especie de comodín para expresar ideas de forma resumida, sino que el constante uso de ellas en la vida diaria las han desprovisto de su sentido original y se han banalizado creando una pobreza lingüística en el país con más hispanohablantes del mundo. 

Hace cuarenta años, si mal no recuerdo, el gobierno intentó «enriquecer» el habla mediante campañas que parecían ridículas en su momento, pero que posiblemente tenían razón. Estamos frente a una pauperización del lenguaje por la falta de hábitos de lectura y porque la gente tiene más prioridad en llegar a fin de mes y pagar sus deudas que por el interés del conocimiento. Sin embargo, esto no justifica que tengamos que presumir que hablamos como las capas más bajas de la sociedad, lo peor es que si uno lo pone en cuestión, acabamos recibiendo respuestas aunadas al nacionalismo mexicano: «así hablamos los mexicanos ¿y qué?», porque claro esa gente cree que son los representantes del «auténtico mexicano».
Recuerdo que un filólogo puertorriqueño afirmó que en ningún lugar del mundo había escuchado un lenguaje tan vulgar como el español de México. ¿Si así hablan los que se dicen artistas y creativos será porque simplemente reflejan la calidad cultural del país? ¿esto es para sentirse orgulloso?

sábado, 9 de noviembre de 2019

The Affair: Pasiones, drama y sociedad.


Como si la hubiese escrito un Dostoyevski en la actualidad. Una misma historia vista por los diferentes personajes, todos ellos viviendo de la forma más pasional. Diálogos sensibles que tocan el fondo de lo que algunos llaman «alma». Sin duda es una historia digna para quienes gustamos explorar las relaciones humanas afectivas. Personajes profundos y complejos. Giros inesperados. No hay buenos ni malos, solo humanos… como la vida misma.

Habrá temas sin resolver, cabos sueltos, aun así, el eje narrativo se compensa con lo que sí queda claro.

Charlando con mi amigo Alberto de Victoria coincidimos en que es una serie infravalorada.
  
Me quedo con las palabras del gran escritor Felipe Benítez Reyes: -por la eficacia de su planteamiento, por su excelente reparto, por la complejidad emocional de su trama...- una de las mejores series de los últimos tiempos. 

Hasta aquí mi recomendación.


miércoles, 2 de octubre de 2019

Una Walther PPK, el 2 de octubre del 68 y Marcelino.

“Yo tenía una Walther .9mm en el 68. No sé de donde salió, incluso en las cachas tenía la esvástica nazi, fue fabricada en aquella época. Fue precisamente la noche del 2 de octubre cuando estábamos escondidos en el departamento de una de las edecanes que trabajaban para la organización de los Juegos Olímpicos. Me acompañaban dos sindicalistas que hacían casi como de mis guaruras. Cuando en el edificio entraron los agentes de la Dirección Federal de Seguridad pensamos que era mejor irnos al único lugar seguro que teníamos: la casa del rector Barros Sierra, ─pues a través de él las autoridades del gobierno querían hablar conmigo─. Al salir del edificio vimos que los agentes estaban preguntando a una vecina si había visto estudiantes por ahí. La señora nos vio, pero les negó con la cabeza; afortunadamente yo traía unos tenis que no hacían ruido cuando caminaba y pudimos salir sin que nos vieran. En la calle tomamos un taxi para que nos llevara hasta la casa del rector, el taxista nos vio nerviosos. Al cruzar unas calles, detrás de nosotros apareció una patrulla con las torretas encendidas. El taxista se asustó, pegó en unos topes, se le abrió el maletero y se orilló…  la patrulla pasó de largo pero el taxista ya no quiso llevarnos. Uno de los que venían conmigo llevaba la pistola ─porque decía que yo no la sabría usar─, me dijo «¿quieres que le enseñe la pistola para que nos lleve?», le respondí que no, no fuera a chivarse y sería peor. Tuvimos que ir caminando, escondidos entre las sombras de la noche hasta llegar a casa del rector… Y esa es la historia de la Walther…” Conversación sobre mi nombre, su pronunciación, y la pistola de James Bond con Marcelino Perelló Valls el 30 de diciembre de 2016 en la cantina el León de Bronce. 

domingo, 29 de septiembre de 2019

Extrañando al inigualable Carlos Fuentes

Carlos Fuentes: “A Veces Las Crisis Ayudan A Escribir Mejor Literatura”. 
Por Carlos G. Castañeda.

El escritor mexicano Carlos Fuentes, una de las presencias más esperadas en la 38 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, llegó a la capital argentina con dos nuevas obras bajo el brazo, su habitual pasión por los libros y la convicción de que, en un mundo rápidamente cambiante, "a veces las crisis ayudan a escribir mejor literatura". "Estar en contra es más simpático que estar a favor en la literatura. No hay novelas con gente buena, salvo algunos de Dickens y Don Quijote. Generalmente los malos, los villanos, son los interesantes. Los buenos suelen ser muy aburridos. El mundo, bueno o malo, va a seguir produciendo villanos, y en consecuencia buenos libros", consideró hoy en diálogo con la prensa en Buenos Aires. Fuentes confía enormemente en la potencia de la novela. "Uno ha visto pasar la prensa, la radio, la televisión, el cine, los medios modernos, y la novela pervive. Porque la novela dice lo que no puede decirse de otra manera". "’Crimen y castigo’ era una noticia breve de la prensa, un crimen que pasó, ‘Rojo y negro’ también. Pero si se quedan en la pequeña noticia de la prensa, se olvidan, tenían que tener la recreación de un novelista", analizó el escritor, que lanzará en noviembre próximo "Federico en su balcón", inspirado en el filósofo Friedrich Nietzsche. El gran narrador mexicano, de 83 años, que este año celebra el medio siglo de "Aura" y "La muerte de Artemio Cruz", aseveró que "una vez que uno escribe es como si tuviera un hijo, nace y tiene su vida propia, recorre su camino y uno ni lo vuelve a leer siquiera". La visita de Fuentes, una de las voces más reconocidas de la literatura latinoamericana, coincide con la publicación de su ensayo "La gran novela latinoamericana" y su libro de ficción "Carolina Grau". Respecto de "La gran novela latinoamericana", Fuentes aclaró que "no es una enciclopedia, es un libro personal". "Hablo de lo que he leído. No escribo de lo que no he leído. Sé que hay ausencias", reconoció. Es el caso del chileno Roberto Bolaño: "No lo he leído todavía, espero que se aquieten las aguas un poco para leerlo con tranquilidad". En el ensayo también manifiesta su decisión de no conocer personalmente al argentino Jorge Luis Borges para quedarse con su literatura. "Sé que Borges era una persona difícil, lo evité en México y lo gocé mucho como escritor y ahí termina el asunto", indicó. Fuentes le dedicó un emotivo recuerdo a otro argentino, su amigo Julio Cortázar, cuya obra también desmenuza en su recorrida por la evolución de la novela en Latinoamérica. "Es el hombre más bueno que he conocido. Era un dechado de amistad, de bondad, de furia también contra lo que no le gustaba. Era un amigo incomparable, yo le tengo un cariño inmenso y un respeto como escritor, pero también como ser humano era notable". Y evocó que cuando publicó su primera novela, "La región más transparente", la primera carta que recibió fue del autor de "Rayuela". "Tratándome de usted y haciéndome críticas positivas y adversas, dándome consejos, es una carta que conservo. Yo le debo mucho a Cortázar". Fuentes definió a "Carolina Grau" como "novela-cuento" o "cuento-novela", cuyo factor de unión es la mujer de enorme poder de metamorfosis. Es la protagonista de ocho cuentos en los que a veces aparece como sirvienta de un restaurante, diosa indígena o mujer de ciencia; "va adoptando una serie de transfiguraciones". El escritor de vasta obra, que cosechó numerosos galardones como el Cervantes y el Príncipe de Asturias, reflexionó asimismo sobre el panorama actual de la literatura latinoamericana, luego del "boom" surgido en los ’60 que lo tuvo entre sus grandes exponentes. "Lo que se ha ido extendiendo es la cantidad de escritores que hay en América Latina. El ‘boom’ éramos diez escritores. En la actualidad hay cientos de escritores y la temática es muy diversa". Asimismo manifestó descreer de que haya temas banales: "No hay tema banal si el escritor es bueno". Fuentes desestimó que vuelva a generarse un nuevo "boom". "Ya no puede volver a existir, a menos que se mueran todos y queden seis", bromeó, a la vez que remarcó que el concepto de literatura nacional tiende a desvancerse. Consultado acerca de cuándo fue la última reunión tripartita con Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez -enfrentados desde hace décadas-, reconoció entre risas: "hace muchos años". "Me da mucha pena eso, porque deriva de malos entendidos simplemente", opinó. Fuentes también transmitió una visión optimista de las democracias latinoamericanas: "Hoy la mayoría de los países latinoamericanos podrían calificarse de países democráticos. Y otros están en evolución, pero muchos de esos países hace 20, 30 años, hubieran apelado al golpe de Estado". "Hay una continuidad cultural asombrosa, que no corresponde a la discontinuidad política y económica. El momento en que América Latina una la continuidad cultural a la continuidad política y económica vamos a ser una de las grandes potencias del mundo", advirtió. Fuentes contó que está leyendo "Mañana o pasado" de Jorge Castañeda y "Los living" de Martín Caparrós. También relee anualmente "El Quijote", "para mantener viva la lengua y descubrir que un gran libro siempre se lee por primera vez". Además se refirió al auge que experimenta la lengua de Cervantes: "Hay una inclinación hacia la lengua española muy grande en todo el mundo, ya es la segunda lengua de Occidente". Y añadió: "El español es hablado por 500 millones de personas, es un bloque muy importante". Fuentes pronunciará esta tarde una conferencia magistral en el marco de la multitudinaria feria en el predio de la Rural, que se prolonga hasta el 7 de mayo.

Fuente: https://jorgecastaneda.org/notas/2012/05/03/carlos-fuentes-a-veces-las-crisis-ayudan-a-escribir-mejor-literatura/

martes, 24 de septiembre de 2019

Los «viejóvenes» o «chavo rucos» que le temen a la palabra LIBRO

Mi generación está nostálgica. Estamos en esa etapa de la edad que algunos llaman «chavo rucos» o «viejóvenes». La mayoría de quienes fueron mis compañeros tienen carreras que les permiten emborracharse sin dinamitar su economía familiar y organizar fiestas de amigos para recordar las viejas batallas de cuando éramos adolescentes. Quise aportar a la memoria generacional unos videos grabados entre 1990-1993, es decir en plena etapa de la Escuela Preparatoria. A cambio de eso, les pedí una colaboración de que cada uno de ellos comprase uno de mis libros en edición digital. 70 pesos nada más. Obviamente, con eso no busco hacerme rico ni fomentar la lectura entre ellos, simplemente que gracias al mecanismo de las plataformas como Amazon o Google Play Store, a través de las compras la publicación se autopromociona, los libros salen de la invisibilidad y se asoman a los mercados de libros electrónicos de otros países de habla hispana. Pero ¿qué ha pasado? que solo dos amigos míos, de los casi veinte que están en los grupos de mensajería instantanea se animaron a comprar para echarme una mano. El resto prefirió no ver los videos que gastar 70 pesos en un libro. Parece que la palabra libro les da pavor... como a la gran mayoría de habitantes de este país.

domingo, 23 de junio de 2019

El escritor. Una buena historia pese a los errores que pueda tener


Esta serie de Netflix de producción libanesa relata la historia de un escritor exitoso de novelas policíacas cuya fama se ve afectada por una serie de asesinatos a su alrededor que lo hacen parecer el principal sospechoso.

Los personajes principales, el escritor Yunes Gibrán y la abogada Majdouline, conducen la trama a lo largo de treinta capítulos en los que diversos personajes secundarios dan giros inesperados durante toda la historia. Pese a algunos diálogos absurdos, escenas que sobran, alguna analepsis confusa y actuaciones flojas en uno que otro personaje, la tensión se mantiene hasta el último episodio.

En lo personal me parecieron interesantes las particularidades del país y la región del Medio Oriente; desde el formato hasta la ausencia de besos y, por supuesto, de escenas de cama; los simples abrazos son la única muestra de sentimientos amorosos. Por supuesto que eso es muy respetable y sin duda provoca que uno se interese por conocer más de cerca a la sociedad libanesa.

Si uno se quedó huérfano de series de televisión, El escritor es una buena recomendación. Seguramente para los seguidores del Suspenso tendrán un buen ejercicio para adivinar quién o quiénes son los culpables, los más entendidos lo sabrán desde los primeros episodios. En definitiva es una buena historia.