viernes, 13 de diciembre de 2019

¿Orgullo por hablar así?

Acabo de leer una entrevista con un tal José Luis Pescador que ha ilustrado una novela sobre la caída del imperio azteca. Lejos de su talento como dibujante, me llamó la atención que tanto él como el entrevistador se empeñan en hablar de forma vulgar y limitada. No utilizan frase -posiblemente porque tampoco pueden- en la que no hayan «palabrotas». El problema no es que se utilicen esas palabras como una especie de comodín para expresar ideas de forma resumida, sino que el constante uso de ellas en la vida diaria las han desprovisto de su sentido original y se han banalizado creando una pobreza lingüística en el país con más hispanohablantes del mundo. 

Hace cuarenta años, si mal no recuerdo, el gobierno intentó «enriquecer» el habla mediante campañas que parecían ridículas en su momento, pero que posiblemente tenían razón. Estamos frente a una pauperización del lenguaje por la falta de hábitos de lectura y porque la gente tiene más prioridad en llegar a fin de mes y pagar sus deudas que por el interés del conocimiento. Sin embargo, esto no justifica que tengamos que presumir que hablamos como las capas más bajas de la sociedad, lo peor es que si uno lo pone en cuestión, acabamos recibiendo respuestas aunadas al nacionalismo mexicano: «así hablamos los mexicanos ¿y qué?», porque claro esa gente cree que son los representantes del «auténtico mexicano».
Recuerdo que un filólogo puertorriqueño afirmó que en ningún lugar del mundo había escuchado un lenguaje tan vulgar como el español de México. ¿Si así hablan los que se dicen artistas y creativos será porque simplemente reflejan la calidad cultural del país? ¿esto es para sentirse orgulloso?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario